Fugas de agua Málaga

Limpiezas caseras de tuberías

Los desatoros y las limpiezas de tuberías también pueden ser realizados por los propios usuarios, especialmente cuando los problemas no son excesivamente graves y no comprometen el conjunto de las redes. Las empresas especializadas también le brindan consejos acerca de limpiezas caseras de tuberías, limpiezas que habrá de realizarse a través de método no perjudiciales para las instalaciones ni, por supuesto, para las personas.

Uno de los métodos de limpieza de tuberías más célebre, es el que emplea la combinación del bicarbonato, el vinagre y el agua caliente salada. Debe realizarse de la siguiente manera: hay que verter con cuidado medio vaso de bicarbonato por el inodoro de la instalación correspondiente. La instalación debe estar seca, con el sumidero totalmente accesible y libre de agua. Solo de esta manera, podrá conseguirse que el producto actúe con solvencia. Tras el bicarbonato, se echará el medio vaso de vinagre. Las cantidades pueden ser variables; hay quien pone más cantidad de bicarbonato, pero en cualquier caso se producirá una reacción que deberá atacar el atranco.

Después de pasados unos 20 minutos desde el vertido del bicarbonato y el vinagre, se procederá a verter varios litros de agua caliente salada, paso este último mediante el cual la tubería se verá por fin limpia y preparada para tragar agua sin problemas.

Así como este método casero para limpiar las tuberías, sirve en instalaciones secas y libres de agua, para inodoros y WC deben emplearse otros procedimientos. Por ejemplo, los inodoros contienen un nivel de agua y no puede utilizarse el bicarbonato y el vinagre. En este caso, se fabricará improvisadamente un desatascador caseros, un artilugio muy práctico y que puede fabricarse con una fregona y una bolsa de plástico. La bolsa de fijará alrededor del mocho, haciendo que este y la bolsa queden ceñidos al conducto del desagüe. Luego se remueve hasta lograr la limpieza y desatoro del conducto.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE